Préstamos para remodelar

El invierno se acerca y los días de frío con él, por lo que si aún no has puesto a punto tu vieja caldera es hora de pasar su inspección para que todo esté perfecto cuando comiences a utilizarla. Sin embargo, aunque tu caldera funcione correctamente puede que sea insuficiente para calentar “eficientemente” tu vivienda. ¿Has notado que necesitas ponerla al máximo de funcionamiento para que caliente la casa y aún así acabas con una batamanta en el sofá? Muy posiblemente se deba a que tu caldera tiene ya muchos años y su potencia no es la adecuada para el tamaño de tu vivienda. Si esto está sucediendo, tu factura de gas natural con seguridad sea mucho más elevada de lo normal por el alto consumo innecesario, o bien la bombona de propano te esté durando menos tiempo del que correspondería para una caldera moderna.

Muchas de las calderas que se fabrican ahora cuentan con una certificación energética de tipo A, lo que significa que son de bajo consumo energético. Una caldera adecuada al tamaño de tu vivienda y además que sea de bajo consumo puede ahorrarte bastante en gas (ya sea natural o de otro tipo). Si vas a renovar tu caldera antigua, posiblemente tu mejor opción sea comprar una caldera de condensación, la cual funciona no solo con gas natural, sino también con propano o gasóleo. La razón principal de ello es que las calderas de condensación utilizan un mecanismo de aprovechamiento del calor que hace que tengan un rendimiento superior al 100%, consiguiendo así un ahorro de gas de cerca del 30% con respecto a las calderas antiguas. Si el pro es muy llamativo, el contra puede decepcionarte un poco: el precio de estas calderas comienza en unos 700€, dependo del fabricante y de la potencia.

A este respecto existen algunas ayudas económicas que podrían aminorar el gasto. Por ejemplo, la comunidad de Madrid cuenta con un plan renove de calderas individuales que ofrece 150€ de descuento para tu caldera de condensación de las mejores marcas y una financiación sin intereses hasta 36 meses. Pero como siempre que se trata de ayudas económicas hay que leer la letra pequeña: esta financiación está concertada con ciertos bancos y hay que solicitarla, por lo que queda en manos del banco aceptarla o rechazarla.

Para una financiación más ágil que te permita obtener el dinero necesario para renovar tu caldera existen los préstamos online. Solicitando por internet tu préstamo online te asegurarás de recibir la financiación que necesitas para adquirir tu caldera de condensación moderna y de bajo consumo que te ayudará a ahorrar en la factura de gas mes a mes, además de mantener tu casa caliente durante todo el invierno. Para solicitar tu préstamo online solo necesitas rellenar un formulario con tus datos, elegir la cantidad y el plazo a devolver, y esperar cómodamente a recibir tu dinero. No dudes en informarte mejor al respecto, porque tu nueva caldera te espera este invierno.