Préstamos personales

Aquellos que ya hayan vivido la experiencia de solicitar un préstamo personal a través de una entidad bancaria convencional sabrán que en ocasiones se exige un avalista o un aval sobre alguna propiedad que pueda cubrir el posible impago de la deuda. Normalmente, los préstamos personales de reducida cuantía que se solicitan para cubrir necesidades específicas y puntuales, por ejemplo, para la financiación de la adquisición de un vehículo, no requieren de aval alguno, o al menos tu banco no debería requerirlo, a menos que tu historial de crédito sea extenso y/o conflictivo.

Como también conocerás, los bancos siempre investigan al solicitante de crédito previamente a aceptar la solicitud. Con ello se aseguran de que la persona no esté incluida en ninguna de las listas de morosos vigentes, como el RAI, y de que haya pagado con regularidad las cuotas de otros créditos personales actuales o pasados. Sin embargo, cuando el importe del crédito que se solicita es algo elevado, digamos más de 40.000€, por ejemplo, para la compra de un local o de una vivienda vacacional prefabricada, si el solicitante mantiene además abiertas otras líneas de financiación con el banco, muy posiblemente le sea requerido un aval sobre alguna de sus propiedades (ya pagadas) o de un avalista que responda en caso de impago.

¿Qué sucede entonces cuando se incumplen los pagos de devolución del crédito personal? Sencillamente el banco, tras el inicio del litigio judicial correspondiente, ejecutará el aval. Esto quiere decir que el banco tomará la propiedad avalada para venderla y obtener el dinero que se le debe, o bien exigirá el pago de la deuda al avalista tomando la propiedad puesta como aval o embargando las cuentas bancarias oportunas que cubran el importe del impago. Por esta razón, es esencial que se lea minuciosamente la letra pequeña con las condiciones y los términos de cada crédito personal antes de su firma para evitar situaciones realmente escabrosas.

¿Qué otras alternativas tenemos entonces para conseguir nuestro préstamo personal? Actualmente el sector de los créditos online está sufriendo un desarrollo sorprendente en nuestro país, precisamente porque se presenta como una alternativa ágil y cómoda a la financiación ofrecida por los bancos tradicionales. Las agencias de crédito online son igualmente entidades financieras o sucursales/filiales de entidades financieras que cuentan con las mismas garantías y controles. Sin embargo, su modus operandi elimina gran parte de los trámites burocráticos convencionales y agiliza enormemente la concesión de la financiación a familias, hogares, particulares y profesionales. Sin renunciar a la investigación previa del expediente del solicitante, la aprobación del crédito en muchos casos casi se concede en pocos días (o incluso horas). De este modo, los créditos online se están convirtiendo en una opción cada vez más popular entre los consumidores para obtener la financiación que necesitan de forma puntual sin demasiadas exigencias, incluidos los avalas bancarios que pueden convertirse en un arma de doble filo.