Préstamo estudiantil

En España disponemos de un sistema educativo público que cubre desde la enseñanza primaria hasta la universitaria. Desgraciadamente para las familias menos pudientes o numerosas (tres hijos o más) esto no se traduce en un coste cero, sino en un gasto multiplicado por el número de hijos que se tenga. Si bien es cierto que el Estado facilita becas de estudio que cubren parte del coste de libros y material escorial, matrículas, gastos del comedor y transporte, para que estas ayudan se concedan es necesario cumplir con una lista de requisitos muy amplia y ajustada en la que las clases medias se quedan fuera en la mayoría de los casos. Para muchas familias, nuevamente recurrir a un préstamo urgente puede ser parte de la solución que permita afrontar la financiación de los estudios de los hijos.
Si bien no hablamos de un coste fijo mensual, sino anual, solicitar un préstamo urgente por el importe total de los libros de texto y las matrículas universitarias puede convertirse en un modo rápido y puntual de financiar estos pagos costosos. En un país donde el gasto medio de la vuelta al colegio supone más de 600€ por alumno y donde el coste medio de una primera matrícula universitaria supera los 1.100€, no muchas familias se encuentran en una situación económica tan holgada que les permita costearse sin financiación los pagos íntegros conjuntos para la educación de más de un vástago.
Por este motivo, cuando la capacidad de ahorro es reducida, la financiación de los estudios se torna imprescindible. En este punto, debemos valorar las alternativas de financiación que tenemos disponibles. Como ya hemos mencionado, la primera posibilidad con la que contamos es recurrir a un préstamo urgente solicitado a través de una agencia de crédito online. Las agencias de crédito online trabajan con garantías al igual que los bancos, pero son mucho más ágiles a la hora de llevar a cabo la tramitación de los préstamos, ya que todo se realiza de forma online o telefónica. Obtendrás el dinero que necesitas en ese mes puntual de forma fácil y sin complicaciones.
Como alternativa a los préstamos, para los libros de texto y el material escolar algunos hipermercados y grandes superficies ofrecen financiación a 12 meses con y sin intereses, dependiendo de cuál sea su promoción vigente. Si nos cobran intereses, habrá que hacer números a ver qué opción es más rentable para nosotros: escoger la financiación del hipermercado u optar por un crédito online. El uso de las tarjetas de crédito también suele ser común en estas situaciones, por lo que otro aspecto a valorar es si ese crédito nos va a ser necesario para otras cosas y qué interés pagamos al banco por el mismo.
En el caso del pago de las matrículas universitarias, las universidades permiten el fraccionamiento sin intereses de las mismas en diferentes plazos. Aunque, no obstante, el mes que toque afrontar el pago fraccionado supondrá todo un batacazo para la economía doméstica de dicho mes y esto no nos eximirá tampoco de hacernos cargo del importe de los libros de texto y del material universitario que para algunas carreras, especialmente las de Ciencia, es desorbitadamente costoso.