Invitaciones de boda: ¿alegría o descalabro para el mes?

Siguiendo con la pregunta del título, ¿a cuántas bodas te han invitado este año? Si la respuesta es más de dos, seguro que entiendes perfectamente el propósito de este artículo. Aunque, no nos malinterpretes, somos los primeros en alegrarnos de recibir buenas noticias y de ser testigos de cómo el amor triunfa en el mundo. Sin embargo, para otros este pensamiento posiblemente surja después de haber hecho una serie de cálculos rápidos de lo que va a suponer asistir a tantos enlaces matrimoniales y haber llegado a la conclusión de si se dispone del dinero o si es necesario solicitar un préstamo online.

Y no les culpo en absoluto, porque hay algunas invitaciones que te dan escalofríos solo con abrir el sobre y comenzar a leer el código de vestimenta requerido, la lista de regalos y abajo el número de cuenta bancaria. Empezando por el dress code, hay una regla básica que se aplica siempre, en especial a las mujeres: no se puede repetir traje o vestido en enlaces de la misma familia o grupo de amigos. Esto significa que, aunque dispongamos de varios vestidos de fiesta en nuestro armario, si el enlace es de nuestra familia o del mismo grupo de amigos, con seguridad nos plantearemos comprarnos un vestido nuevo. Los hombres lo tienen un poco más fácil y más barato, porque solo necesitarán cambiar la camisa y los complementos a juego (corbata, pajarita, chaleco, pañuelo de bolsillo), siempre y cuando se trate de un código de vestimenta formal sin entrar en etiqueta, en cuyo caso nos tocará entonces comprar o alquilar un esmoquin o traje de pingüino, según sea necesario.

Para las mujeres, dependiendo mucho del tipo de vestido o traje que busquen, encontraremos precios muy diversos empezando por los 100€ en las tiendas más básicas. El precio habitual medio para un vestido de noche de calidad intermedia (sin ser de diseño) suele rondar los 250€. Si incluimos zapatos y complementos (descontando las joyas), el conjunto completo puede elevarse hasta los 400€. Para los hombres, un traje completo de calidad intermedia puede rondar los 150€; si añadimos el calzado y completos, el conjunto puede elevarse hasta los 350€. Si somos un matrimonio esto suma ya los 750€.

La siguiente pregunta es: ¿regalo, dinero o las dos cosas? Antes de decidir, primero lee bien la invitación, en ocasiones se especifica a petición de los novios que no se aceptan regalos o dinero. Si la opción es el regalo, lo habitual es que los novios faciliten una lista de regalos en un establecimiento concertado para que los asistentes al enlace elijan el regalo que deseen dentro de la lista dada. Los más rápidos serán los primeros en elegir, así que no lo dejes para el final. Un regalo intermedio de estas características habitualmente no cuesta menos de unos 300€ (hablamos de aparatos para el hogar, dispositivos tecnológicos, etc.). La opción del dinero, hoy en día se hace directamente a través de transferencia bancaria y lo habitual es “pagar” dos veces o una vez y media el menú de boda por asistente. Si el precio medio de un menú en una capital grande ronda los 90-100€ el cubierto, el regalo en dinero debería ser unos 150€-200€ por asistente.

Sumando todo ello, el coste de asistir a una boda nos sale por unos 550€ persona, 1.100€ para un matrimonio. Si esto lo multiplicamos por dos o tres la temporada de bodas nos sale por un pico. Para superar el trance, aparte de echar mano a tus pequeños ahorros, los préstamos online también te posibilitan disponer de este dinero y asistir sin agobios a todos los enlaces a los que te inviten. Con tu préstamo online tendrás el dinero que necesitas rápidamente y sin complicaciones.