Préstamos rápidos

Qué mejor manera de iniciar en el mundo de las finanzas que definiendo una serie de conceptos básicos para no perderse en este mundo de cifras.

Que es un Crédito? Podemos definirlo de la forma más fácil y sencilla; es una operación financiera donde una persona presta una determinada cantidad de dinero a otra persona, la cual se compromete a regresar la cantidad prestada más unos intereses, los cuales se producen durante el periodo de tiempo en que el crédito está vigente.

Las personas que intervienen en esta operación se les llama Acreedor (la persona que da el préstamo) y el Deudor (persona que solicita el crédito). Los intereses son el índice que se utiliza para calcular la rentabilidad del crédito, ahorro o inversiones dependiendo del tipo de operación financiera que se esté realizando.

Conociendo estos términos es más fácil adentrarse en el mundo de las finanzas. Ahora bien los créditos varían de acuerdo a la finalidad de su uso y las condiciones en las que se genere.
Existen los créditos de tipo:

Automotriz: Dirigidos a la adquisición de vehículos.

Al consumo: Dirigidos a la adquisición de bienes o la cancelación de deudas por servicios; suelen ser a corto plazo en periodos de 1 a 4 años, estos podrían definirse como de corto o mediano plazo.

Comercial: Dirigidos a empresas de cualquier tamaño, usualmente son solicitados para adquirir bienes como compra de maquinaria nueva o ampliaciones que fomentaran la evolución del crecimiento económico de la empresa. También suelen solicitarse este estilo de créditos para refinanciar deudas o cancelarlas en su totalidad.

Consolidados: En resumen, este tipo de crédito reúne las características de todos los tipos de crédito en uno solo. Tiene varios beneficios entre ellos el más resaltante es que el acreedor pagará cuota mas bajas que al tener varios créditos por separado.

Educativos: Dirigido a estudiantes con la finalidad de pagar sus estudios, los intereses que se aplican a este tipo de créditos suelen ser bajos y a plazos muy largos, para brindar mayor facilidad de pago.

Hipotecarios: Estos han sido muy sonados, pero en realidad la definición de este tipo de crédito es; entrega de dinero por parte de una entidad bancaria a un particular para la compra de una propiedad, un terreno, la construcción de viviendas, oficinas o otros. La garantía que este tipo de crédito pide es sobre el inmueble que se está adquiriendo o refinanciando sobre su valor al momento de valuación por parte de la entidad bancaria. Los lapsos para los pagos suelen ser a mediano o largo plazo, entre 8 años a 20.

Personales: Dirigidos al ciudadano promedio para la compra de bienes que no sean inmuebles, los plazos que usualmente se dan en este tipo de créditos es de corto a mediano es decir entre 1 a 6 años.

Minicréditos: Suelen ser de un monto bajo y a plazos cortos que no superan los 30 días; son fáciles de solicitar y su aprobación o denegación son de respuesta rápida.

Al tener claro los tipos de créditos que existen es más fácil decidir cual solicitar, ya que se cuenta con información detallada y se puede evaluar cual es más beneficioso, dependiendo de la finalidad a la que se destinará el dinero del crédito.

Los créditos se deben ver como la opción a la evolución, el crecimiento; la oportunidad de emprender en un nuevo negocio o la expansión de un proyecto que ya está en funcionamiento son tan solo algunas de las opciones que le pueden brindar los créditos.

Como hemos explicado anteriormente existen varios tipos de créditos y seguramente hay alguno que se adapte a tus necesidades, es solo cuestion de investigar y dar el siguiente paso, elegir el crédito que necesitas para poner en marcha una nueva etapa de tu vida.