Préstamos para remodelar

El invierno se acerca y los días de frío con él, por lo que si aún no has puesto a punto tu vieja caldera es hora de pasar su inspección para que todo esté perfecto cuando comiences a utilizarla. Sin embargo, aunque tu caldera funcione correctamente puede que sea insuficiente para calentar “eficientemente” tu vivienda. ¿Has notado que necesitas ponerla al máximo de funcionamiento para que caliente la casa y aún así acabas con una batamanta en el sofá? Muy posiblemente se deba a que tu caldera tiene ya muchos años y su potencia no es la adecuada para el tamaño de tu vivienda. Si esto está sucediendo, tu factura de gas natural con seguridad sea mucho más elevada de lo normal por el alto consumo innecesario, o bien la bombona de propano te esté durando menos tiempo del que correspondería para una caldera moderna.

Muchas de las calderas que se fabrican ahora cuentan con una certificación energética de tipo A, lo que significa que son de bajo consumo energético. Una caldera adecuada al tamaño de tu vivienda y además que sea de bajo consumo puede ahorrarte bastante en gas (ya sea natural o de otro tipo). Si vas a renovar tu caldera antigua, posiblemente tu mejor opción sea comprar una caldera de condensación, la cual funciona no solo con gas natural, sino también con propano o gasóleo. La razón principal de ello es que las calderas de condensación utilizan un mecanismo de aprovechamiento del calor que hace que tengan un rendimiento superior al 100%, consiguiendo así un ahorro de gas de cerca del 30% con respecto a las calderas antiguas. Si el pro es muy llamativo, el contra puede decepcionarte un poco: el precio de estas calderas comienza en unos 700€, dependo del fabricante y de la potencia.

A este respecto existen algunas ayudas económicas que podrían aminorar el gasto. Por ejemplo, la comunidad de Madrid cuenta con un plan renove de calderas individuales que ofrece 150€ de descuento para tu caldera de condensación de las mejores marcas y una financiación sin intereses hasta 36 meses. Pero como siempre que se trata de ayudas económicas hay que leer la letra pequeña: esta financiación está concertada con ciertos bancos y hay que solicitarla, por lo que queda en manos del banco aceptarla o rechazarla.

Para una financiación más ágil que te permita obtener el dinero necesario para renovar tu caldera existen los préstamos online. Solicitando por internet tu préstamo online te asegurarás de recibir la financiación que necesitas para adquirir tu caldera de condensación moderna y de bajo consumo que te ayudará a ahorrar en la factura de gas mes a mes, además de mantener tu casa caliente durante todo el invierno. Para solicitar tu préstamo online solo necesitas rellenar un formulario con tus datos, elegir la cantidad y el plazo a devolver, y esperar cómodamente a recibir tu dinero. No dudes en informarte mejor al respecto, porque tu nueva caldera te espera este invierno.

Mini créditos

Haciendo mención a la famosa frase de Sócrates: “Solo sé que no sé nada”, cualquier profesional, sea del sector que sea, debería recordar igualmente este dicho si desea no quedarse estancado con el tiempo en su puesto de trabajo. En especial, las nuevas tecnologías, la ciencia, las leyes….hay un sinfín de disciplinas que evolucionan y cambian constantemente y es necesario mantenerse actualizado para un correcto desempeño de nuestro trabajo. Es cierto que muchas empresas cuidan este aspecto e invierten dinero en la formación y la actualización del conocimiento de sus empleados, pero, por desgracia, no todos los departamentos de Recursos Humanos funcionan tan eficientemente y en otros casos hablamos de trabajadores autónomos que indistintamente necesitan esta formación particular.

Si empiezas a indagar en las diferentes opciones que nos ofrecen los estudios de postgrado, verás que existe diversidad de títulos (máster, doctorado, técnico especialista, etc.) según las escuelas (privadas o públicas) que imparten el programa y las horas lectivas del mismo. Suponemos que para continuar tus estudios universitarios o especializarte en algún área en concreto, el título de máster o de técnico especialista puede ser suficiente. Si tu nivel de estudios es inferior al universitario, también existe otra serie de cursos formativos que te servirá al propósito de ampliar el conocimiento en un campo en concreto.

Los precios de los programas de máster y técnico especialista son igualmente diversos. El prestigio de la escuela, el número de horas lectivas, la complejidad/extensión del temario, si es presencial u online, son algunos de los aspectos que influirán en el precio. Si cogemos como ejemplo los clásicos MBA, encontramos precios desde los 3.000€ hasta más de 20.000€ para las universidades o escuelas universitarias de postgrado más prestigiosas, como el ICADE. Los títulos oficiales de estas escuelas de postgrado de gran prestigio y reputación pueden abrirte muchas puertas en el mundo laboral, no solo por el simple hecho de los conocimientos adquiridos y de poder añadir este título a tu currículum, sino porque estas escuelas cuentan con profesores que forman parte del ámbito laboral en que se enfoca el título de postgrado y mantienen estrechas relaciones y colaboraciones con ciertas grandes empresas. Todo ello, aumenta sin duda las posibilidades de éxito del alumno una vez finalizado su máster.

Sabemos que invertir 20.000€ en un título de postgrado puede sonar escalofriante, pero si te encuentras en paro o estancado en tu puesto de trabajo por carecer de una formación específica que te permita ascender, sin duda puede ser una inversión muy rentable. Ahora gracias a los créditos online esta inversión puede no convertirse en un agujero para tus ahorros o en una barrera para lograr tu objetivo a medio plazo. Cualquier individuo puede solicitar su crédito online con gran facilidad desde internet o vía telefónica y obtener en pocas horas el dinero necesario para estas eventualidades de la vida. Además, los créditos online son igual de seguros que los préstamos concedidos por la banca tradicional y podrás devolverlos en cómodos plazos. Infórmate sobre los créditos online porque pueden ser la solución a la inversión en tu formación.

Préstamos personales

Aquellos que ya hayan vivido la experiencia de solicitar un préstamo personal a través de una entidad bancaria convencional sabrán que en ocasiones se exige un avalista o un aval sobre alguna propiedad que pueda cubrir el posible impago de la deuda. Normalmente, los préstamos personales de reducida cuantía que se solicitan para cubrir necesidades específicas y puntuales, por ejemplo, para la financiación de la adquisición de un vehículo, no requieren de aval alguno, o al menos tu banco no debería requerirlo, a menos que tu historial de crédito sea extenso y/o conflictivo.

Como también conocerás, los bancos siempre investigan al solicitante de crédito previamente a aceptar la solicitud. Con ello se aseguran de que la persona no esté incluida en ninguna de las listas de morosos vigentes, como el RAI, y de que haya pagado con regularidad las cuotas de otros créditos personales actuales o pasados. Sin embargo, cuando el importe del crédito que se solicita es algo elevado, digamos más de 40.000€, por ejemplo, para la compra de un local o de una vivienda vacacional prefabricada, si el solicitante mantiene además abiertas otras líneas de financiación con el banco, muy posiblemente le sea requerido un aval sobre alguna de sus propiedades (ya pagadas) o de un avalista que responda en caso de impago.

¿Qué sucede entonces cuando se incumplen los pagos de devolución del crédito personal? Sencillamente el banco, tras el inicio del litigio judicial correspondiente, ejecutará el aval. Esto quiere decir que el banco tomará la propiedad avalada para venderla y obtener el dinero que se le debe, o bien exigirá el pago de la deuda al avalista tomando la propiedad puesta como aval o embargando las cuentas bancarias oportunas que cubran el importe del impago. Por esta razón, es esencial que se lea minuciosamente la letra pequeña con las condiciones y los términos de cada crédito personal antes de su firma para evitar situaciones realmente escabrosas.

¿Qué otras alternativas tenemos entonces para conseguir nuestro préstamo personal? Actualmente el sector de los créditos online está sufriendo un desarrollo sorprendente en nuestro país, precisamente porque se presenta como una alternativa ágil y cómoda a la financiación ofrecida por los bancos tradicionales. Las agencias de crédito online son igualmente entidades financieras o sucursales/filiales de entidades financieras que cuentan con las mismas garantías y controles. Sin embargo, su modus operandi elimina gran parte de los trámites burocráticos convencionales y agiliza enormemente la concesión de la financiación a familias, hogares, particulares y profesionales. Sin renunciar a la investigación previa del expediente del solicitante, la aprobación del crédito en muchos casos casi se concede en pocos días (o incluso horas). De este modo, los créditos online se están convirtiendo en una opción cada vez más popular entre los consumidores para obtener la financiación que necesitan de forma puntual sin demasiadas exigencias, incluidos los avalas bancarios que pueden convertirse en un arma de doble filo.

Préstamo para renovar

Por mucho que nos cueste admitirlo, hay pocas cosas que duran eternamente y mantener tu hogar actualizado es una de ellas. Al comprar nuestra vivienda, todos deseamos que sea para toda la vida, pero, sin embargo, necesita un mantenimiento que conlleva su tiempo y su dinero. Con el devenir de los años, las tuberías, la instalación eléctrica, el sistema de calefacción y agua caliente, por no mencionar los muebles, la pintura, los electrodomésticos….todos ellos se deterioran y en un momento dado hay que renovarlos. Además, en ocasiones nuestra casa requiere de ciertas adaptaciones para que siga siendo funcional según cambia nuestra vida y nuestras necesidades. Tirar o añadir tabiques para eliminar o añadir habitaciones, cambiar la bañera por la ducha (o viceversa) o acristalar la terraza terminan convirtiéndose en un imprescindible para que nuestra vivienda siga siendo la casa de nuestros sueños.

En una situación ideal contaríamos con el dinero suficiente para rehacer por completo la vivienda sin que el presupuesto suponga un problema. Y, aunque algunas personas tienen la suerte de vivir en este mundo ideal, el resto de los mortales necesitaremos solicitar un crédito online para hacer frente a estos gastos. Dado que es algo que se hace como mucho una vez en la vida, carece de sentido dejar las cosas a medias. Por este motivo, si te has planteado reformar tu hogar es mejor que lleves a cabo todas las reformas de una vez; lo primero por tu comodidad y lo segundo porque ahorrarás en muchos trámites (licencias de obra, permisos de la comunidad de vecinos, solicitud de contenedor de escombros, etc.). Además, seguro que puedes negociar un mejor precio con el contratista si pides presupuesto para una reforma de mayor envergadura.

Sabemos que para la mayoría de las familias el presupuesto para la reforma de sus sueños escapa de los ahorros que tienen disponibles, lo cual es perfectamente comprensible. Solo el coste de reformar una cocina de unos 6 metros cuadrados con calidades intermedias puede suponer un desembolso cerca de los 3.000€. Cambiar el suelo de una vivienda de unos 70 metros cuadrados, dependiendo de la calidad del gres o la tarima que elijas, igualmente rondará los 3.500€-4.500€. Solicitar un crédito online es la alternativa perfecta para hacer frente a un presupuesto que, sin llegar a incluir calidades de lujo, cumpla con todos los requisitos de tu lista de cosas por hacer. Si bien no es necesario que solicites un crédito online para la totalidad de tu presupuesto, siempre puedes completar tus ahorros con un préstamo rápido. A diferencia de los bancos, los préstamos rápidos se obtienen sin apenas trámites burocráticos ni papeleo y los puedes devolver en cómodos plazos.

Como decíamos antes, las reformas en casa se hacen una vez en la vida. Convierte nuevamente tu vieja casa en el hogar de tus sueños sin dejar que el presupuesto sea un problema. Además, la reforma de tu vivienda no solo te servirá para que estés más a gusto en ella, sino que revalorizará el precio de la misma, por lo que nunca será un dinero tirado a la basura; por el contrario, lo recuperarás cuando vendas tu casa.

Invitaciones de boda: ¿alegría o descalabro para el mes?

Siguiendo con la pregunta del título, ¿a cuántas bodas te han invitado este año? Si la respuesta es más de dos, seguro que entiendes perfectamente el propósito de este artículo. Aunque, no nos malinterpretes, somos los primeros en alegrarnos de recibir buenas noticias y de ser testigos de cómo el amor triunfa en el mundo. Sin embargo, para otros este pensamiento posiblemente surja después de haber hecho una serie de cálculos rápidos de lo que va a suponer asistir a tantos enlaces matrimoniales y haber llegado a la conclusión de si se dispone del dinero o si es necesario solicitar un préstamo online.

Y no les culpo en absoluto, porque hay algunas invitaciones que te dan escalofríos solo con abrir el sobre y comenzar a leer el código de vestimenta requerido, la lista de regalos y abajo el número de cuenta bancaria. Empezando por el dress code, hay una regla básica que se aplica siempre, en especial a las mujeres: no se puede repetir traje o vestido en enlaces de la misma familia o grupo de amigos. Esto significa que, aunque dispongamos de varios vestidos de fiesta en nuestro armario, si el enlace es de nuestra familia o del mismo grupo de amigos, con seguridad nos plantearemos comprarnos un vestido nuevo. Los hombres lo tienen un poco más fácil y más barato, porque solo necesitarán cambiar la camisa y los complementos a juego (corbata, pajarita, chaleco, pañuelo de bolsillo), siempre y cuando se trate de un código de vestimenta formal sin entrar en etiqueta, en cuyo caso nos tocará entonces comprar o alquilar un esmoquin o traje de pingüino, según sea necesario.

Para las mujeres, dependiendo mucho del tipo de vestido o traje que busquen, encontraremos precios muy diversos empezando por los 100€ en las tiendas más básicas. El precio habitual medio para un vestido de noche de calidad intermedia (sin ser de diseño) suele rondar los 250€. Si incluimos zapatos y complementos (descontando las joyas), el conjunto completo puede elevarse hasta los 400€. Para los hombres, un traje completo de calidad intermedia puede rondar los 150€; si añadimos el calzado y completos, el conjunto puede elevarse hasta los 350€. Si somos un matrimonio esto suma ya los 750€.

La siguiente pregunta es: ¿regalo, dinero o las dos cosas? Antes de decidir, primero lee bien la invitación, en ocasiones se especifica a petición de los novios que no se aceptan regalos o dinero. Si la opción es el regalo, lo habitual es que los novios faciliten una lista de regalos en un establecimiento concertado para que los asistentes al enlace elijan el regalo que deseen dentro de la lista dada. Los más rápidos serán los primeros en elegir, así que no lo dejes para el final. Un regalo intermedio de estas características habitualmente no cuesta menos de unos 300€ (hablamos de aparatos para el hogar, dispositivos tecnológicos, etc.). La opción del dinero, hoy en día se hace directamente a través de transferencia bancaria y lo habitual es “pagar” dos veces o una vez y media el menú de boda por asistente. Si el precio medio de un menú en una capital grande ronda los 90-100€ el cubierto, el regalo en dinero debería ser unos 150€-200€ por asistente.

Sumando todo ello, el coste de asistir a una boda nos sale por unos 550€ persona, 1.100€ para un matrimonio. Si esto lo multiplicamos por dos o tres la temporada de bodas nos sale por un pico. Para superar el trance, aparte de echar mano a tus pequeños ahorros, los préstamos online también te posibilitan disponer de este dinero y asistir sin agobios a todos los enlaces a los que te inviten. Con tu préstamo online tendrás el dinero que necesitas rápidamente y sin complicaciones.

Impulsa tu negocio con los préstamos online

Ser el dueño de un pequeño y mediano negocio es un sacrificio continuo que muchos desconocen, en especial al principio. Aparte de toda la burocracia que implica abrir un negocio o constituir una empresa, la parte financiera es tal vez el primer requisito que se antepone a los nuevos emprendedores. Cuando la idea de negocio está clara y bien desarrollada, contamos con un plan empresarial que incluye punto por punto las acciones a desarrollar para la puesta en funcionamiento de lo que será nuestro motor de trabajo para el resto de nuestra vida, es una verdadera lástima que todo esto acabe finalmente en papel mojado porque no hemos sido capaces de conseguir la financiación que necesitamos.

Es cierto que el Gobierno mantiene abiertas varias líneas de ayuda para los profesionales autónomos, empresarios y emprendedores, pero en muchas ocasiones no se cumplen los requisitos para poder beneficiarse de ellas. Por ejemplo, las líneas de financiación otorgadas por el ICO suelen involucrar la adquisición de activos fijos o la contratación de empleados, lo cual puede ser interesante para arrancar, pero aun contando con todos los “materiales” necesarios y no necesitando contratar personal, los primeros meses y/o años de un negocio van a requerir afrontar unos gatos fijos que en ocasiones no se van a poder cubrir con los ingresos, por lo que otro tipo de financiación se hace necesaria, como son los préstamos online. Y, desde el comienzo de la crisis financiera de 2009, no son pocos los negocios que se han visto en la necesidad de echar el cierre por este motivo.

Hablamos de la cuota de autónomos (mínimo 267€ al mes), de los costes del alquiler del local y de los suministros, del leasing de los vehículos de transporte, de la gestoría que nos lleva las cuentas, de la liquidación trimestral de impuestos (incluido el IVA de facturas emitidas pero no cobradas), del esfuerzo en marketing para darnos a conocer y aumentar nuestra cartera de clientes, etc. Si los ingresos de nuestra empresa recién abierta no son suficientes, caeremos mes a mes en números rojos que pueden llevar al traste todos nuestros sueños.

En este punto, y mientras no cambien las medidas del Gobierno para pymes y autónomos, los préstamos online pueden convertirse en una salida a esta situación. Gracias a tu préstamo online conseguirás el dinero que te hace falta para impulsar tu negocio o empresa de nueva creación, o ya establecido pero que no pasa por su mejor momento. Sin papeleo tedioso y en un plazo breve de tiempo podrás obtener un crédito online para: afrontar tus gastos fijos, cubrir la cuota de los seguros sociales, invertir en marketing y en formación, adquirir equipamiento nuevo, etc. De esta forma, evitarás los impagos (y las denuncias correspondientes) y, lo más importante, cerrar tu proyecto de futuro de forma prematura por no tener la oportunidad de disponer de la financiación necesaria para hacerlo funcionar con el tiempo. Infórmate sobre cómo conseguir tu crédito online rápida y sencillamente.

Préstamos para viajes

¿Alguna vez has escuchado la frase “trabaja para vivir, pero no vivas para trabajar”? Justamente en ello estamos pensando a la hora de ponernos a escribir este artículo. Viajar además enriquece el alma, y ¿qué mejor forma de enriquecer la tuya que realizando ese viaje que llevas planificando durante tantos años? O mejor aún, salta a la aventura con un viaje totalmente improvisado, ¡haz tu maleta y coge el primer avión con destino al fin del mundo! No, no estás soñando ni te ha tocado la lotería (bueno, a lo mejor sí, quién sabe), hoy realizar ese viaje tan deseado está al alcance de tu mano gracias a los créditos online.

Con parte de tus tan preciados ahorros y un crédito online el presupuesto para tu viaje de ensueño no será ya nunca más una excusa que te impida visitar los lugares más recónditos del planeta. Si tienes claro el destino, perfecto; si aún no te has decidido, esperamos aportar algo de luz con la siguiente reseña de los cinco destinos de mayor actualidad:

 

Vietnam. Situado en el Pacífico-Oeste es el destino turístico que en los últimos años ha conseguido desbancar a Tailandia como el lugar preferido de esta región asiática. En este país podrás disfrutar de unos paisajes espectaculares, de la arquitectura de sus templos, de la cultura de sus pueblos y aldeas, y de su gastronomía. Un vuelo ida y vuelta Madrid-Hanoi puede costarte alrededor de 500€ en clase turista y con varias escalas. En cuanto al alojamiento, un hotel de 4* en Hanoi ronda los 70€ la noche en habitación doble.

La Patagonia. Si te gusta la naturaleza glacial y la aventura, la Patagonia argentina no te la puedes perder. Pingüinos, glaciares, ballenas y los lugares más asolados del hemisferio sur te esperan en este viaje. Un tour completo desde Buenos Aires hasta Tierra de fuego de unos diez días de duración puede costarte cerca de 5.000€ persona con vuelos, alojamientos y excursiones incluidos.

Safari por Kenia. Con una estampa de fondo totalmente opuesta a la anterior, la sabana llena de leones, leopardos, elefantes, cebras, gacelas, impalas….te están aguardando en tu circuito por Kenia. Un safari de unos 8 días de duración lo puedes encontrar desde los 1.800€.

Los fiordos noruegos. Para quienes quieren descubrir la naturaleza vikinga y sin abandonar el continente, Noruega tiene mucho que ofrecer. Un tour de 8 días suele costar desde los 1.500€ con vuelos, alojamientos y excursiones incluidos.

Nueva York, el eterno clásico. ¿Conoces a alguien a quien no le gustaría visitar la Gran Manzana? Times Square, Central Park, Broadway, Brooklyn…Una escapada a Nueva York te puede salir relativamente barata. Si bien el vuelo ida y vuelta Madrid-NY lo puedes conseguir por menos de 400€, el alojamiento en un hotel de 3* en Manhattan puede costarte alrededor de 200€ la noche en habitación doble.

 

Ya sea Europa, Asía, África o América te mereces ese viaje de tus sueños y ahora con los créditos online puede dejar de ser un sueño para convertirse en una realidad. No dudes en solicitar toda la información necesaria acerca de cómo conseguir tu crédito online y comenzar de inmediato con los preparativos de tus futuras vacaciones.

Trucos para llegar a fin de mes

En los tiempos que corren, solo unos pocos privilegiados pueden presumir de no tener que lidiar mes a mes con la fatigosa batalla de extender la nómina hasta el último día de cada mes sin necesidad de recurrir a créditos rápidos. Y, según afirman algunas encuestas, las mujeres son más especialistas que los hombres en hacer que cada céntimo de euro del salario cuente. Aunque no estamos aquí para enfrascarnos en una contienda de sexos, sino más bien para ayudar a facilitarte esa tediosa labor mensual que te permita cubrir los gastos de todas tus necesidades sin dejar tu cuenta bancaria a cero en la primera quincena del mes. Lee los sencillos trucos que te comentamos más abajo y seguro que notarás el cambio con tu próxima mensualidad:

  1. En primar lugar, revisa el coste de todos tus suministros. Que no te moleste perder una tarde de sábado en hacer un listado con todos los suministros de tu hogar (agua, electricidad, gas, móvil, teléfono fijo, internet) indicando nombre de la compañía y tarifa mensual para obtener un cómputo completo de lo que suponen estos gastos del conjunto total de tus pagos. Luego, realiza una comparativa con lo que ofrecen el resto de compañías del sector, incluyendo promociones atractivas. Puede que el precio cuando contraste estos servicios fuera el mejor del mercado, pero ahora puede que estés pagando más de lo que lo harías con otras compañías.
  2. Lo mismo ocurre con los seguros de coche, casa y salud. Es conveniente tantear los precios y servicios de las aseguradoras de tanto en cuando para asegurarnos que siempre estamos pagando lo mínimo imprescindible. Además, ahora las nuevas aseguradoras de coche, por ejemplo, te permiten incluir o excluir las coberturas que desees y necesites y no obligarte así a pagar por los servicios que nunca llegas a hacer uso.
  3. La cesta de la compra es el segundo pilar donde se nos va el grueso de la nómina. Puede que creas que es una pérdida de tiempo (y sabemos que tu tiempo es oro), pero también te diremos que lo notarás en el bolsillo: compara los precios de los alimentos que más consumas en los diferentes supermercados. Con internet ya no es necesario ir comercio tras comercio apuntando los precios…puedes realizar la consulta cómodamente desde casa para comprobar el precio al que se venden tus productos preferidos en los principales supermercados (Mercadona, Carrefour, Alcampo, Hipercor, DIA, Lidl, etc.) y hacer tu lista de la compra sabiendo en qué establecimiento debes comprar qué producto, conociendo sus precios y promociones actuales. Pensar que en un solo sitio puedes realizar una compra íntegra, puede salirte bastante más caro.
  4. El ocio es otro aspecto fundamental en nuestras vidas, pero tampoco tiene que ser sinónimo de costoso. Si bien no todo el mundo puede permitirse el lujo de cenar cada sábado en un restaurante de cinco tenedores, la mayoría de las personas sí que puede salir a pasear por la ciudad, tomarse un café en una terraza o ver la apuesta de sol en un bonito parque público. Un picnic entre amigos, y una peli de videoclub con palomitas y refrescos en casa también salen más económicos que ir a un restaurante o al cine.

 

Sin embargo, por muy bien que llevemos las cuentas en casa en ocasiones es inevitable hacer frente a pagos inesperados. Si aún llegando a fin de mes tu capacidad de ahorro es limitada, siempre puedes acudir a un crédito rápido que te permita sin complicaciones obtener el dinero que precises en ese momento. La concesión de créditos rápidos en nuestro país es una modalidad que cada día tiene más aceptación, que está al alcance de cualquier individuo y que ofrece soluciones de dinero inmediatas.

Seguros dentales: coberturas y franquicias

Los seguros dentales se están popularizando en los últimos años como una ampliación de los seguros médicos generales. De hecho, ya es bastante raro encontrar una aseguradora médica que no ofrezca un seguro dental complementario a su seguro de salud. Si tenemos hijos o si ya nos hacemos mayores, posiblemente nos interese incluir el seguro dental en nuestra póliza o, si no disponemos de un seguro de salud privado, contratar únicamente un seguro dental. Es una opción que puede ayudarnos a cubrir los gastos básicos generales del dentista y ahorrar en aquellos más caros, aunque, siempre que nos sea necesario, solicitar un préstamo rápido puede ser la solución a la financiación de nuestros tratamientos dentales.

Al igual que ocurre con el resto de seguros, en el caso de los seguros dentales, si bien las mensuales varían poco entre unas compañías y otras (desde una media de 7€ al mes), las coberturas, las franquicias, las clínicas y los especialistas sí que pueden diferir bastante entre unas y otras, por lo que es necesario que te revises con cuidado todos estos detalles antes de decidir qué seguro dental contratar al final.

Lo principal que debes conocer son tres términos diferentes: los servicios gratuitos, las coberturas y las franquicias.

 

Sin embargo, a pesar de los servicios gratuitos y de las franquicias de los seguros dentales, existen tratamientos odontológicos que suponen un verdadero asalto a nuestro bolsillo. La ortodoncia de los niños se convierte en un desembolso que ronda los 1.500€ solo por su fabricación y colocación (contando con seguro dental); si hablamos de los implantes, son más de 600€ cada uno, por no mencionar las prótesis híbridas sobre implantes que superan los 2.000€.

Todos sabemos que acudir al dentista es necesario y recomendable hacerlo una vez al año para una revisión rutinaria. Contar con una boca bien cuidada con todas las piezas sanas es una garantía para la prevención de otras enfermedades. Pero, seamos realistas, no es en absoluto algo barato cuando aparecen ciertos problemas que hay que solucionar. Si aparte de tu seguro dental precisas de una financiación extra que te permita pagar el coste de estos tratamientos dentales más caros, no dudes en solicitar tu préstamo rápido. Con un préstamo rápido dispondrás del dinero que necesites de un día para otro, sin complicaciones ni trámites tediosos. Una buena manera de que ir al dentista nunca más se convierta en una tarea pospuesta.

Riesgos de convertirse en un “moroso”

No es necesario que te aportemos datos y cifras económicos sobre la situación financiera actual en España, porque suponemos que ya estarás un poco cansado de escuchar y leer lo que los diferentes especialistas en la materia tienen que decir al respecto en los medios de comunicación. Sin embargo, nadie mejor que los ciudadanos a pie de calle, que deben gestionar su modesta economía doméstica mes a mes, a pesar de todos los imprevistos que puedan suceder, conocen el verdadero funcionamiento de la economía de nuestro país.

A las familias de clase media y media-baja no les resulta en absoluto fácil sobrevivir con un suelo medio cuando deben pagar una hipoteca (posiblemente durante más de 30 años), todos los gastos del hogar, la comida, la educación de los hijos, la salud y el ocio familiares. Hacer que dos sueldos en casa funcionen para una familia de cuatro miembros es todo un desafío con el que no pocos deben lidiar todos los meses. Sin embargo, hasta el último esfuerzo posible siempre es aconsejable antes de incurrir en un impago, incluso recurrir a un crédito rápido. El riesgo de convertirse en un moroso radica en el hecho de que no es algo puntual, sino que puede marcarte para el resto de tu vida.

Según nos dicen las encuestas, lo primero que dejan de pagar los hogares españoles es la comunidad de vecinos. Por el contrario, aunque la morosidad hipotecaria alcanzó su tasa máxima en 2014, no es habitual que los ciudadanos españoles incumplan con el pago de su hipoteca a no ser por causas de extrema necesidad. El simple hecho de no pagar la comunidad de vecinos, que a muchos propietarios les parece una tontería, puede acabar en su correspondiente denuncia con todo lo que ello implica.

Cualquier empresa y/o banco antes de aprobar la contratación de un servicio (electricidad, gas, línea telefónica, etc.) o la concesión de un préstamo consultará uno o los dos listados de morosos más conocidos: ASNEF y RAI. Si has dejado de pagar varios recibos de cualquier servicio, en especial de los prestados por las compañías de suministros, o varias cuotas de tu hipoteca/préstamo, aparte de recibir la denuncia y el requerimiento de pago correspondientes (los trámites de recobro de deudas pueden variar según la empresa o institución), pasarás automáticamente a engrosar estas listas de morosos. No obstante, si finalmente saldas tus deudas, no serás eliminado inmediatamente de estos listados. Desaparecer del ASNEF y del RAI puede llevarte años y convertirse en todo un quebradero de cabeza. Permaneciendo en cualquiera de estas listas de morosos te será difícil volver a acceder a los préstamos privados y a contratar cualquier tipo de suministro a tu nombre.

Todos estos son motivos suficientes para pensarse dos veces en incumplir con el pago de tus deudas. Si por cualquier circunstancia de la vida te es imposible hacer frente a ciertas deudas en un determinado momento, acudir a los créditos rápidos puede ser una salida momentánea al problema que te permitirá pagar tus deudas y no caer en la lista de morosos, con las consecuencias que ello implica. Los créditos rápidos son fáciles de conseguir, con pocos trámites y a precios razonables. No descartes esta opción de refinanciación y consulta con un asesor.

Préstamo estudiantil

En España disponemos de un sistema educativo público que cubre desde la enseñanza primaria hasta la universitaria. Desgraciadamente para las familias menos pudientes o numerosas (tres hijos o más) esto no se traduce en un coste cero, sino en un gasto multiplicado por el número de hijos que se tenga. Si bien es cierto que el Estado facilita becas de estudio que cubren parte del coste de libros y material escorial, matrículas, gastos del comedor y transporte, para que estas ayudan se concedan es necesario cumplir con una lista de requisitos muy amplia y ajustada en la que las clases medias se quedan fuera en la mayoría de los casos. Para muchas familias, nuevamente recurrir a un préstamo urgente puede ser parte de la solución que permita afrontar la financiación de los estudios de los hijos.
Si bien no hablamos de un coste fijo mensual, sino anual, solicitar un préstamo urgente por el importe total de los libros de texto y las matrículas universitarias puede convertirse en un modo rápido y puntual de financiar estos pagos costosos. En un país donde el gasto medio de la vuelta al colegio supone más de 600€ por alumno y donde el coste medio de una primera matrícula universitaria supera los 1.100€, no muchas familias se encuentran en una situación económica tan holgada que les permita costearse sin financiación los pagos íntegros conjuntos para la educación de más de un vástago.
Por este motivo, cuando la capacidad de ahorro es reducida, la financiación de los estudios se torna imprescindible. En este punto, debemos valorar las alternativas de financiación que tenemos disponibles. Como ya hemos mencionado, la primera posibilidad con la que contamos es recurrir a un préstamo urgente solicitado a través de una agencia de crédito online. Las agencias de crédito online trabajan con garantías al igual que los bancos, pero son mucho más ágiles a la hora de llevar a cabo la tramitación de los préstamos, ya que todo se realiza de forma online o telefónica. Obtendrás el dinero que necesitas en ese mes puntual de forma fácil y sin complicaciones.
Como alternativa a los préstamos, para los libros de texto y el material escolar algunos hipermercados y grandes superficies ofrecen financiación a 12 meses con y sin intereses, dependiendo de cuál sea su promoción vigente. Si nos cobran intereses, habrá que hacer números a ver qué opción es más rentable para nosotros: escoger la financiación del hipermercado u optar por un crédito online. El uso de las tarjetas de crédito también suele ser común en estas situaciones, por lo que otro aspecto a valorar es si ese crédito nos va a ser necesario para otras cosas y qué interés pagamos al banco por el mismo.
En el caso del pago de las matrículas universitarias, las universidades permiten el fraccionamiento sin intereses de las mismas en diferentes plazos. Aunque, no obstante, el mes que toque afrontar el pago fraccionado supondrá todo un batacazo para la economía doméstica de dicho mes y esto no nos eximirá tampoco de hacernos cargo del importe de los libros de texto y del material universitario que para algunas carreras, especialmente las de Ciencia, es desorbitadamente costoso.

Préstamos rápidos

Qué mejor manera de iniciar en el mundo de las finanzas que definiendo una serie de conceptos básicos para no perderse en este mundo de cifras.

Que es un Crédito? Podemos definirlo de la forma más fácil y sencilla; es una operación financiera donde una persona presta una determinada cantidad de dinero a otra persona, la cual se compromete a regresar la cantidad prestada más unos intereses, los cuales se producen durante el periodo de tiempo en que el crédito está vigente.

Las personas que intervienen en esta operación se les llama Acreedor (la persona que da el préstamo) y el Deudor (persona que solicita el crédito). Los intereses son el índice que se utiliza para calcular la rentabilidad del crédito, ahorro o inversiones dependiendo del tipo de operación financiera que se esté realizando.

Conociendo estos términos es más fácil adentrarse en el mundo de las finanzas. Ahora bien los créditos varían de acuerdo a la finalidad de su uso y las condiciones en las que se genere.
Existen los créditos de tipo:

Automotriz: Dirigidos a la adquisición de vehículos.

Al consumo: Dirigidos a la adquisición de bienes o la cancelación de deudas por servicios; suelen ser a corto plazo en periodos de 1 a 4 años, estos podrían definirse como de corto o mediano plazo.

Comercial: Dirigidos a empresas de cualquier tamaño, usualmente son solicitados para adquirir bienes como compra de maquinaria nueva o ampliaciones que fomentaran la evolución del crecimiento económico de la empresa. También suelen solicitarse este estilo de créditos para refinanciar deudas o cancelarlas en su totalidad.

Consolidados: En resumen, este tipo de crédito reúne las características de todos los tipos de crédito en uno solo. Tiene varios beneficios entre ellos el más resaltante es que el acreedor pagará cuota mas bajas que al tener varios créditos por separado.

Educativos: Dirigido a estudiantes con la finalidad de pagar sus estudios, los intereses que se aplican a este tipo de créditos suelen ser bajos y a plazos muy largos, para brindar mayor facilidad de pago.

Hipotecarios: Estos han sido muy sonados, pero en realidad la definición de este tipo de crédito es; entrega de dinero por parte de una entidad bancaria a un particular para la compra de una propiedad, un terreno, la construcción de viviendas, oficinas o otros. La garantía que este tipo de crédito pide es sobre el inmueble que se está adquiriendo o refinanciando sobre su valor al momento de valuación por parte de la entidad bancaria. Los lapsos para los pagos suelen ser a mediano o largo plazo, entre 8 años a 20.

Personales: Dirigidos al ciudadano promedio para la compra de bienes que no sean inmuebles, los plazos que usualmente se dan en este tipo de créditos es de corto a mediano es decir entre 1 a 6 años.

Minicréditos: Suelen ser de un monto bajo y a plazos cortos que no superan los 30 días; son fáciles de solicitar y su aprobación o denegación son de respuesta rápida.

Al tener claro los tipos de créditos que existen es más fácil decidir cual solicitar, ya que se cuenta con información detallada y se puede evaluar cual es más beneficioso, dependiendo de la finalidad a la que se destinará el dinero del crédito.

Los créditos se deben ver como la opción a la evolución, el crecimiento; la oportunidad de emprender en un nuevo negocio o la expansión de un proyecto que ya está en funcionamiento son tan solo algunas de las opciones que le pueden brindar los créditos.

Como hemos explicado anteriormente existen varios tipos de créditos y seguramente hay alguno que se adapte a tus necesidades, es solo cuestion de investigar y dar el siguiente paso, elegir el crédito que necesitas para poner en marcha una nueva etapa de tu vida.

Cómo invertir pequeños ahorros

Siempre que se habla de inversión pensamos en grandes cantidades de dinero y creemos que no necesitamos hacerlo porque disponemos de unos pocos euros guardados debajo del colchón. Sin embargo, la idea de invertir es ganar más dinero, así que cualquier monto puede ser puesto a trabajar.
¿En qué invertir cuando se tienen pequeñas cantidades?

1: Plazos fijos: son depósitos que se hacen en el banco donde no se puede mover el dinero durante un tiempo determinado y el banco te otorga por ello tasas de interés. Cuánto más tiempo tengas el dinero inmovilizado más ganarás. Se pueden hacer desde “por un mes” hasta “anuales”.

2: Emprendimientos: si el dinero es poco entonces no hay tanto que perder, y podrías poner manos a la obra a algún emprendimiento que siempre hayas querido llevar a cabo: una tienda, diseño de ropa, catering para eventos, algo en internet, etcétera.

3: Compra de moneda extranjera: para pelearle a la inflación es posible comprar moneda extranjera (dólares, libras o lo que fuere), así como bitcoins, la moneda digital o virtual de la que ya se ha hablado un montón.

4: Invertir en la Bolsa de Valores: lleva tiempo y necesitarás asesoramiento, pero se pueden invertir pequeñas cantidades, y pronto serás parte de un nuevo mundo que desconocías.

5: Invierte en terrenos: siempre existe la posibilidad de invertir en terrenos en zonas despobladas. Si tienes visión quizás te encuentres con que en algunos años tus terrenos valen mucho más y habrá alguien que querrá comprártelos. No siempre tiene que ser una apuesta a ciegas, puedes ir, conocer, o contactarte con personas que ya lo hayan hecho.

6: Inversiones no tradicionales: ¿nunca has pensado en invertir en vinos u obras de arte? Hay gente que compra vinos de calidad y los guarda por años para poder luego vender cosechas añejas a precios caros. Eso sí, debes controlar la tentación de beberlos tú mismo. Otra opción sería hacerlo en obras de arte, comprando y revendiendo. Lo mismo se puede hacer con muebles y objetos de colección.

En fin, ningún dinero es poco, y si la idea es tener más y más, hay que darle un giro al pensamiento tradicionalista de tenerlo guardado bajo siete llaves.

Préstamo rápido

España está viviendo uno de sus momentos históricos de mayor incertidumbre en el plano político, tras casi un año sin la formación de un gobierno oficial por la falta de acuerdos entre los diferentes partidos que optan a la Presidencia del país. Esta situación está afectando en cierto grado al funcionamiento de la economía en general y el sector de los préstamos no escapa de este embrollo. Las encuestas que periódicamente realiza el Banco de España nos dejan intuir un ligero descenso en la demanda de créditos y préstamos por parte de los hogares y empresas hacia los grandes bancos. Sin embargo, este descenso de la demanda también está favoreciendo que las condiciones de acceso a los préstamos personales se estén suavizando un poco en comparación con periodos anteriores, precisamente por la competencia emergente en el sector.

España, en las últimas décadas, ha destacado entre sus vecinos europeos por

su tasa de endeudamiento bastante elevada, donde la mayor parte de los préstamos personales de los hogares estaban destinados a la adquisición de una vivienda. Aunque el sector inmobiliario parece que empieza a repuntar, desde finales de 2014 los préstamos hipotecarios han estado experimentando un continuo, aunque leve, descenso. Parece que la previsión para el próximo 2017 de reactivación de la compraventa de viviendas hará que nuevamente los particulares necesiten solicitar préstamos personales para poder optar a la financiación de su hogar.

En cuanto al coste de la adquisición de los créditos y préstamos en España, la tasa actual aplicada por los bancos se encuentra en torno a un 9-9,5%, la cual se sitúa algo por encima de la media de nuestros vecinos europeos. Aparte de la banca tradicional, las oportunidades de obtención de préstamos en nuestro país abarcan también otro tipo de entidades que operan principalmente por internet y que cada vez están más en auge. Aunque el tipo de interés para los créditos y préstamos que ofrecen estas empresas puede variar de unas a otras y también del ofrecido por los bancos, las facilidades de crédito rápido que ofrecen pueden compensar el coste. De esta forma, con tan solo una llamada telefónica, prácticamente cualquier individuo puede solicitar su crédito rápido por importes reducidos, ya que el límite suele fijarse en unos 3.000€, saltándose la burocracia tediosa de los grandes bancos.

En definitiva, la situación actual de los préstamos en España está marcada por una reducción en la demanda de los mismos, tanto por parte de hogares como de empresas, en especial por la incertidumbre política del momento. Sin embargo, las condiciones de acceso a los préstamos y créditos en nuestro país están siendo más laxas y las perspectivas de reflote del sector inmobiliario de cara al próximo año harán que igualmente se incremente la demanda en el sector de los préstamos gracias en parte al incremento de las hipotecas. Una vía alternativa a la obtención de créditos rápidos y con menos exigencias la ofrecen las empresas crediticias que operan principalmente por internet y que cada vez están en mayor aumento.

Crédito rápido

LA LISTA NEGRA MÁS CONOCIDO ES ASNEF

¿QUÉ ES ASNEF?

ASNEF, es una base de datos gestionada por EQUIFAX SERVICIOS SOBRE SOLVENCIA Y CREDITO S.L. creada en 1967, y con ella se identifica al fichero más representativo del país en cuanto a información relativa a la solvencia patrimonial y de crédito, coloquialmente Fichero De Morosos ASNEF – EQUIFAX, que se nutre de la información aportada por sus más de 1000 socios, integrados básicamente por Entidades Financieras (Bancos, Cajas, Entidades Financieras de Crédito, etc.), entidades de telecomunicaciones, operadoras de servicios energéticos (electricidad, agua, gas), editoriales y aseguradoras.

El uso se ha extendido en la actualidad a cientos de empresas que consultan este fichero, por este motivo aparecer en este fichero puede acarrear muchos inconvenientes a la hora de pedir un crédito o altas en compañías de suministro, entre otros.

¿Cómo saber si se encuentra en la lista negra de ASNEF?

Si una empresa con la que tiene una deuda le ha inscrito en ASNEF, debe informarle por correo certificado en un plazo mínimo de 30 días desde que le dio de alta en dicha lista.

¿En qué puede perjudicarle estar en una lista de morosos?

Tendrá muchas más dificultades para obtener un crédito, ya que el departamento de riesgo de las entidades prestamistas entenderá que concederle el préstamo rápido conllevará un gran riesgo de impago. Además, ciertos bancos impedirán que pueda crearse una cuenta en cualquiera de sus sucursales.

Seguro que ha tenido miedo de que ya nadie le concederá ni siquiera un microcrédito online…

Ningún banco le concederá un préstamo hasta que su nombre no desaparezca de ASNEF, pero todavía puede pedir dinero urgente aquí mismo. Creditozen le concederá dinero aún apareciendo en ASNEF, si cumple algunos criterios y no tiene una gran deuda. Somos más flexibles y más victoria en el mercado español, ya que analizamos cada caso por separado aunque usted aparezca en la lista negra.

Entre otras, una de las ventajas de Creditozen es que al contratarlo a través de Internet, no pedimos justificación de ingresos ni avales, y se concede a la mayoría que solicita el microcrédito online.

Aunque le concedamos el microcrédito, le recomendamos resolver sus deudas y salir de la lista negra.

La única manera de eliminar sus datos del fichero de morosidad es pagar la deuda que contrajo con la empresa, ya que mientras la deuda esté activa, su nombre seguirá en la lista.

Si ya ha saldado su deuda, la empresa tiene la obligación de borrar sus datos de ASNEF ese mismo día. Pero debido a los trámites que ello conlleva, desaparecerá totalmente de la lista negra al cabo de un mes.

Debe saber que si contacta con la organización para solicitar la baja de sus datos, ASNEF-Equifax ha de ponerse en contacto con la empresa expendedora de la acusación de deuda para confirmar que ha sido pagada o para comprobar que aún sigue vigente. Recibirá una respuesta obligatoriamente en menos de 10 días.