Préstamo rápido

España está viviendo uno de sus momentos históricos de mayor incertidumbre en el plano político, tras casi un año sin la formación de un gobierno oficial por la falta de acuerdos entre los diferentes partidos que optan a la Presidencia del país. Esta situación está afectando en cierto grado al funcionamiento de la economía en general y el sector de los préstamos no escapa de este embrollo. Las encuestas que periódicamente realiza el Banco de España nos dejan intuir un ligero descenso en la demanda de créditos y préstamos por parte de los hogares y empresas hacia los grandes bancos. Sin embargo, este descenso de la demanda también está favoreciendo que las condiciones de acceso a los préstamos personales se estén suavizando un poco en comparación con periodos anteriores, precisamente por la competencia emergente en el sector.

España, en las últimas décadas, ha destacado entre sus vecinos europeos por

su tasa de endeudamiento bastante elevada, donde la mayor parte de los préstamos personales de los hogares estaban destinados a la adquisición de una vivienda. Aunque el sector inmobiliario parece que empieza a repuntar, desde finales de 2014 los préstamos hipotecarios han estado experimentando un continuo, aunque leve, descenso. Parece que la previsión para el próximo 2017 de reactivación de la compraventa de viviendas hará que nuevamente los particulares necesiten solicitar préstamos personales para poder optar a la financiación de su hogar.

En cuanto al coste de la adquisición de los créditos y préstamos en España, la tasa actual aplicada por los bancos se encuentra en torno a un 9-9,5%, la cual se sitúa algo por encima de la media de nuestros vecinos europeos. Aparte de la banca tradicional, las oportunidades de obtención de préstamos en nuestro país abarcan también otro tipo de entidades que operan principalmente por internet y que cada vez están más en auge. Aunque el tipo de interés para los créditos y préstamos que ofrecen estas empresas puede variar de unas a otras y también del ofrecido por los bancos, las facilidades de crédito rápido que ofrecen pueden compensar el coste. De esta forma, con tan solo una llamada telefónica, prácticamente cualquier individuo puede solicitar su crédito rápido por importes reducidos, ya que el límite suele fijarse en unos 3.000€, saltándose la burocracia tediosa de los grandes bancos.

En definitiva, la situación actual de los préstamos en España está marcada por una reducción en la demanda de los mismos, tanto por parte de hogares como de empresas, en especial por la incertidumbre política del momento. Sin embargo, las condiciones de acceso a los préstamos y créditos en nuestro país están siendo más laxas y las perspectivas de reflote del sector inmobiliario de cara al próximo año harán que igualmente se incremente la demanda en el sector de los préstamos gracias en parte al incremento de las hipotecas. Una vía alternativa a la obtención de créditos rápidos y con menos exigencias la ofrecen las empresas crediticias que operan principalmente por internet y que cada vez están en mayor aumento.